+34 968 89 15 19

Trabajo infantil en Honduras

Trabajo Infantil en Honduras

PEA infantil

La Encuesta permanente de Hogares Propósito Múltiple de 1999, identificó una PEA Infantil de 21%. Distribuida de la siguiente manera: Un 6% constituida por niños y niñas entre 10 y 13 años equivalente a 130,217 y un 15% para adolescentes entre 14 y 17 años equivalente a 364,523 que estaban trabajando. Del total de la PEA Infantil (491,745) el 45% son del sexo femenino y el 55% son del sexo masculino.

La temprana incorporación de niños, niñas y adolescentes al mercado laboral tiene un efecto sumamente negativo en la educación, dado que se dan altos niveles de deserción escolar.

Población infantil que trabaja y estudia
0%
Población infantil dedicada al trabajo
0%
Población infantil agrícola que no asiste a la escuela
0%

El Diagnóstico General de la situación del trabajo Infantil en Honduras (2000, Noviembre) reportó que un 23% de la población de 17 años que trabaja continúa estudiando y que un 43% está solamente dedicada al trabajo.
En la agricultura el 69% de la población infantil que trabaja no asiste a la escuela, a mediano y largo plazo esto significa más pobreza a nivel de la familia, lo que conlleva empleos de poca calificación y poca remuneración.

La encuesta de trabajo infantil del 2002 estima que unos 356,241 niños y niñas de 5 a 17 años trabajan en actividades económicas en el país. Según datos de la encuesta, el 79.8% de niños y niñas trabajadoras en actividades económicas son de hogares en situación de pobreza, y 65.0% son de hogares en situación de pobreza extrema.

Los datos revelan que los hogares cuyos ingresos son inferiores a 2,000 Lempiras (US$120) mensuales concentran al 34.0% de los niños y niñas trabajadoras en actividades económicas, población cuyas características de extrema pobreza facilitan la inserción al mundo del trabajo.

Es preciso poner en marcha servicios de educación que sean gratuitos, obligatorios, pertinentes y atractivos. Todos los niños y niñas tienen derecho a una educación. Es importante que tanto los niños como sus progenitores consideren que la escuela es una alternativa mejor que el trabajo.

En ITER queremos luchar contra esta situación mediante proyectos agrícolas y educativos que ayuden y enseñen a las familias y niños de Honduras a producir su propio alimento para que puedan autoabastecerse. ¿Nos ayudas?

HAZ UNA DONACIÓN
Tus donativos los destinamos a proyectos agrícolas de ayuda al desarrollo que combaten el hambre y construyen un mundo mejor para la infancia.
HAZTE SOCIO
Tu aportación regular como socio nos permite realizar proyectos educativos agrícolas que benefician a niños en situación de pobreza.

También puede interesarte

Participa con un comentario