+34 968 89 15 19

Situación de la infancia en Honduras

Honduras es identificado dentro del grupo de países con alto índice de pobreza.

Según el Índice de Desarrollo Humano ocupa el 113avo lugar entre los 174 países del mundo. Un promedio de siete de cada diez familias están bajo la línea de pobreza, la indigencia afecta aproximadamente el 50% de los hogares. En el sector rural la situación es más caótica donde el 81.5% de la población es pobre, y de esta el 66% está en extrema pobreza.

Indigencia
0%
Pobreza
0%
Extrema Pobreza
0%

El censo de población y vivienda indica que la población total del país es de 6.5 millones de habitantes de los cuales el 49%, son hombres y el 51%, son mujeres; y que el ritmo de crecimiento promedio anual es de un 2.4%.
La pirámide poblacional presenta que de la población total el 42% es menor de 15 años y un 10% identifica un grupo de personas entre 15 a 18 años. El 55.3% de la población vive en el sector rural y un 44.7% en el sector urbano con una amplia concentración en los dos polos de desarrollo es decir las ciudades de Tegucigalpa y San Pedro Sula.

Educación y Salud en Honduras

Algunos de los avances del país en desarrollo humano están vinculados a la educación y la salud. La esperanza de vida de la población pasó de 65 años a 69, la tasa de analfabetismo bajó a 19%. La mortalidad infantil se redujo de 50 a 40 por mil nacidos vivos entre 1990 y 1997.

Con relación a la población menor de 18 años las metas propuestas en el Plan de Acción Nacional 1999-2000 y las metas definidas en la cumbre mundial a favor de la infancia aún no han sido alcanzadas.
Si bien la educación primaria ha alcanzado una cobertura del 85% la población del país mantiene un bajo nivel de escolaridad. Las tasas de analfabetismo tanto para mujeres como para hombres oscilan entre el 80% y 81% teniendo menos posibilidades de acceder a la educación media las mujeres.

Nutrición infantil en Honduras

El estado nutricional de los niños escolares es uno de los aspectos relevantes de los análisis de situación de salud. Dicho estado puede ser considerado, por un lado, como un reflejo de las condiciones de vida, el desarrollo humano, la seguridad alimentaria y salud de los niños y, por otro, un indicador de riesgo (vulnerabilidad) de desarrollar episodios agudos/severos de desnutrición y otros daños a la salud.

La desnutrición crónica, que se refleja en el retraso del crecimiento entre los niños en edad escolar, es la forma más frecuente de desnutrición de Honduras. 

Según datos publicados por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), los países centroamericanos han presentado históricamente niveles de desnutrición en su población de niños, siendo en muchos de ellos grave. Por ejemplo, en Honduras la desnutrición en los menores de cinco años aumentó de 48,6% en 1987 a 52,5% en 1991 y 2,1% de las muertes infantiles tenía como causa asociada la desnutrición.

En ITER queremos luchar contra esta situación mediante proyectos agrícolas y educativos que ayuden y enseñen a las familias y niños de Honduras a producir su propio alimento para que puedan autoabastecerse. ¿Nos ayudas?

HAZ UNA DONACIÓN
Tus donativos los destinamos a proyectos agrícolas de ayuda al desarrollo que combaten el hambre y construyen un mundo mejor para la infancia.
HAZTE SOCIO
Tu aportación regular como socio nos permite realizar proyectos educativos agrícolas que benefician a niños en situación de pobreza.

También puede interesarte

Participa con un comentario