+34 968 89 15 19

Xàbia siembra solidaridad en Honduras

xabia-siembra-solidaridad-honduras-2

Una familia Xabienca pone en producción un invernadero en un orfanato del país de América Central y enseña horticultura a unos 60 niños.

Pilar y Eduardo son ingenieros agrónomos. Están casados, tienen dos hijos y viven en Xàbia. El pasado mes de julio toda la familia se marchó a Honduras. Allí en el Orfanato de Nuestros Pequeños Hermanos (NPH), han puesto en producción un invernadero. Además, han enseñado a 60 niños horticultura. La familia, tras seis meses en Honduras, califican su experiencia solidaria de extraordinaria y recuerdan con cariño la felicidad de los niños cuando recogían los frutos que les daba la tierra.

En principio se iban a quedar tres meses, pero todo fue tan bien y encontraron en los niños del orfanato del Rancho Santa Fe (cerca de la capital de Honduras, Tegucigalpa) tanto el interés en la horticultura, que decidieron quedarse otros tres meses. En una carta fechada el 30 de octubre ya contaban

“Los 50 niños y niñas con los que iniciamos el curso tienen un surco con sus hortalizas sembradas y cuidadas por ellos. Todos están entusiasmados con los pequeños frutos de sus plantas, tienen sus pepinos, sandías, melones, tomates y chiles, y van a ver cómo crecen todos los días”.

Esta familia se marchó a Honduras con el proyecto concreto de poner en producción un invernadero en el Orfanato de Nuestros Pequeños Hermanos. Recuerdan con gran cariño la sonrisa de felicidad de los niños cuando recogían los frutos que les daba la tierra. Esta experiencia solidaria ha contado con la colaboración de la ONG de Murcia ITER, que donó el invernadero.

Esta instalación, además de permitir desarrollar el curso de horticultura, ha servido para mejorar la alimentación de los niños del orfanato.

Comenta Pilar.

En tres meses, estos dos ingenieros agrónomos, con la ayuda de los niños y jóvenes, cosecharon 406 kg de hortalizas.Como ingenieros agrónomos, es toda una satisfacción poder enseñar a los chicos y jóvenes, cómo producir su propio alimento, y saber que los cuatro jóvenes que han trabajado con nosotros estos tres meses han decidido estudiar el bachillerato agropecuario el próximo año, con deseos de poder cursar estudios de agronomía en la universidad.

Esta familia de Xàbia ya está preparando un proyecto de cooperación similar que les llevará esta vez a México. La sonrisa de los niños vale por todos los esfuerzos. La educación, sostienen, es la mejor baza para combatir la pobreza e intentar construir un mundo mejor y más solidario.

Ayúdanos a ayudarles

Colabora con nosotros para que podamos seguir realizando Proyectos Agrícolas Educativos que beneficien a los niños.