+34 968 89 15 19

Una experiencia horticultora con huérfanos

Digital StillCamera

Eduardo y Pilar han compartido en la Casa de la Cultura de Xabia su experiencia con un grupo de huérfanos de Honduras a los que enseñaron a cultivar sus propias hortalizas gracias a la ONGd ITER.

Eduardo Briones y Pilar Fernández son un matrimonio de ingenieros agrónomos que desde 1990 ha trabajando en diferentes proyectos de cooperación al desarrollo. Trabajan en proyectos de cooperación y después de la enormemente gratificante experiencia del último año con la ONG ITER tienen claro que lo suyo es ayudar a los niños.

ITER, proyectos de horticultura dirigidos a la infancia 

Eduardo y Pilar ya habían estado trabajando en un proyecto de ITER en un orfanato en Guatemala en el 2005. ITER es una ONG Murciana creada por un grupo de personas que en su mayoría trabajan en empresas que producen y comercializan equipos de riego y tecnología agrícola, y que desarrolla proyectos agrícolas en el tercer mundo dirigidos a la formación de niños abandonados y su integración al mundo laboral agrícola.

El objetivo de ITER son los niños, “porque ellos son el futuro, y si ellos aprenden a generar su propio alimento, luego podrán estar mejor preparados para aprender a leer, escribir y pensar”.

 

ITER desarrolla su principal actividad solidaria en América Latina, financiando e instalando invernaderos con sistemas de riego por goteo, y enseñando a cultivar hortalizas. ITER inició la búsqueda de otras organizaciones situadas en la zona, relacionadas con los niños y que estuvieran interesadas en un proyecto agrícola. Una de estas organizaciones es NPH en Honduras.

ITER tiene por objetivo la educación hortícola de niños

En 2005 ITER instaló un invernadero de 500 m2 en el Rancho Santa Fe de NPH en Honduras, situada a una hora en coche de la capital.

La misión de Eduardo y Pilar en el 2006 consistía en poner en plena producción el invernadero donado por ITER, y aprovechar la infraestructura para formar y capacitar a los niños y jóvenes del orfanato mediante la metodología de “aprender haciendo” en el manejo del invernadero y en el cultivo de hortalizas y que la producción sirva para la alimentación propia de los niños del orfanato.

En 5 meses se consiguió cosechar 1.500kg de hortalizas, sólo dentro del invernadero. Los niños han aprendido a plantar pepinos, judías, tomates, chiles, berenjenas, calabacines, melones, acelgas, lechugas, rabanitos y sandías.

Cuatro jóvenes del orfanato Mauricio, Herson, Gustavo y Roney, han decidido estudiar el bachillerato agropecuario con vistas de ingresar en la universidad para cursar estudios de agronomía, y el encargado, Óscar, que lleva 16 años (la mitad de su vida) trabajando para NPH, quien después de ser entrenado por Eduardo y Pilar sigue con el proyecto de producción de hortalizas y las clases a los pequeños.

Gracias a Óscar, existe una garantía de que el proyecto de horticultura desarrollado a través de ITER por Eduardo y Pilar pueda tener continuidad, ya que lo importante no es haber creado el huerto sino haberles brindado el “saber hacer” para que perdure en el tiempo y los conocimientos se transmitan de unos a otros.

Ayúdanos a ayudarles

Colabora con nosotros para que podamos seguir realizando Proyectos Agrícolas Educativos que beneficien a los niños.