+34 968 89 15 19

De no saber leer a cursar el bachillerato agrícola. La historia de Oscar.

oscar-cruz

La historia de Oscar Cruz 11 años después del Proyecto ITER en Honduras:

El mayor mérito y valor para ITER está en que después de 11 años del proyecto se realizó en el 2006 en Honduras, nos cuenta que de no saber leer, tocar un ordenador y vivir en el campo, haya logrado tener su bachillerato, y se maneja con el ordenador para mandarnos este email.

 

Es grato saludarles y dirigirme a ustedes para contar nuestra historia de la gran oportunidad de conocer a ITER.

Mi nombre es Oscar Cruz, soy un empleado de NPH Honduras y en el año 2006 tuve el privilegio de conocer a la familia ITER donde conformamos un gran equipo de trabajo para compartir culturas ideas y sobre todo cómo producir la tierra.

En mi caso personal logramos adquirir grandes conocimientos enfocados en la enseñanza a los niños del orfanato bajo la metodología aprender haciendo.

Así formamos a muchos grupos de jóvenes de diferentes edades para dar las clases y cada joven aprenda a producir hortalizas.

A su vez, estos los jóvenes que habían adquirido conocimientos de lo importante de producir sus propios alimentos podían encontrar la vocación de poder estudiar las carreras en escuelas técnicas de agricultura y luego enrolarse a nivel superior con sus ingenierías agrícolas.

Todos los jóvenes ya preparados imparten esos conocimientos a sus hermanos más pequeños y así continuamente para que el proyecto perdurase.

En mi caso personal trabajar en el proyecto ITER con la familia PERA fue grandioso porque pudimos incrementar la producción agrícola en muchos campos.

Las ganancias fueron muy rentables y lo importante es que el proyectó sigue con vida capacitado más jóvenes produciendo alimentos sanos y saludables para la nutrición de nuestros niños.

Se puede demostrar que el proyecto ITER semilla solidaria y la familia PERA son un gran baluarte para enseñar a los niños jóvenes y adultos ya que es un programa muy amplio y ambicioso para demostrar que cada persona que aprende a producir sus alimentos no morirá de hambre.

Saludos y un abrazó grande a ITER que dedica tiempo y dedicación a las familias y orfanatos a través de la educación.

Oscar Cruz

Ayúdanos a ayudarles

Colabora con nosotros para que podamos seguir realizando Proyectos Agrícolas Educativos que beneficien a los niños.

También puede interesarte

Participa con un comentario